Nadie me dijo...

Nadie me dijo...

Hay miles de libros y artículos que te dan consejos sobre cómo ser una buena y perfecta madre. Sin embargo, la realidad desborda la teoría. Nadie te prepara para enamorarte de tu hija.

1) Nadie me dijo que al verla por primera vez me enamoraría de tal modo que mi única preocupación fuera la de evitarle cualquier mal de este mundo.

2) Ningún libro me explicó que el rosa se convertiría en mi color favorito.

3) No me explicaron que tendría reuniones con muñequitas para tomar un café, bañarlas, cortarles el pelo, etc.

4) Nadie me explicó que una ternura inmensa rodearía todo su mundo y me arrastraría con ella. He vuelto a la infancia. Y me doy cuenta que deberíamos regresar de vez en cuando. ¡Es una felicidad absoluta!

5) Nadie me dijo que me convertiría en una experta peluquera. ¡Que complicado es peinar cuatro pelillos largos!

6) Nadie me explicó que las princesas Disney estarían siempre presentes en mi televisor, Pepa Pig... Y no podría faltar la Patrulla Canina.

7) Ningún libro me explicó que me convertiría en una fiera y peligrosa leona guardiana de su inocencia.

8) Nadie me dijo que se me derretiría el corazón cuando me diera un beso, un beso de gnomo, un beso de mariposa, una caricia, un abrazo....

9) Nadie me explicó que mi deseo más ferviente es que se detuviera el tiempo.

10) Ningún libro me explicó que mi único objetivo en la vida sería no dejar de ser una heroína para ella.

11) Nadie me explicó la tristeza profunda que embargaría mi corazón cuando la viera triste.

12) Ningún libro me explicó que mi corazón ya no me iba a pertenecer y que la dueña del mismo iba a ser esa pequeña y frágil personita.

Dedicado a la reina de mi corazón, Elena.